Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 mayo 2010

Tenía toda la intención de que mi post del día de hoy, tratara del tema de las complejidades de una madre hacia el primer día de escuela de su hijita de dos años. Pero ayer llegó a mis manos, bueno más bien a mi Twitter, este video que quiero compartir con ustedes, no sin antes advertirles a aquellos que no tengan la menor intención de enterarse de problemas de índole social o humanitario, o presenciar escenas profundamente tristes de la realidad que se vive en muchas partes del mundo, pero en este caso especifico en San Juan de Copala, Oaxaca, no vea este video.

Además de ser una joya del periodismo independiente, este video realizado con mucha valentía por periodistas de la revista contralínea, nos brinda una idea desde dentro, de lo que es vivir en San Juan de Copala, que a continuación y en resumén cito en letra de @contralínea, esta breve explicación:

San Juan Copala, Oaxaca. Desde el 28 de noviembre de 2009, el centro político y ceremonial de la cultura triqui se encuentra en estado de sitio, sometido permanentemente a los disparos indiscriminados de los grupos paramilitares de la Unión para el Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), de filiación priista, que encabeza Rufino Juárez, el alumno del actual secretario de Gobierno de Oaxaca, Evencio Nicolás Martínez. Desde entonces, 500 personas han sido desplazadas. Otras 30 han sido asesinadas y un número indeterminado, heridas. Todas han sido emboscadas.

Los paramilitares atacan noche y día, no permiten la salida ni la entrada a la población de personas, alimentos ni medicinas. Cortaron los cables de la luz eléctrica, las líneas del teléfono y rompieron los ductos del agua potable. No hay ley ni autoridad que valga más que las armas de la Ubisort y, aseguran los pobladores de San Juan Copala, las del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT). El pecado de estos indígenas refugiados en sus casas: echar fuera a todos los partidos políticos e instaurar un municipio autónomo basado en su cultura y tradición.

Aqui el enlace para que vean el video (nuevamente se recomienda discreción):

http://contralinea.info/video/2010/copala/

Read Full Post »

Denise Fixcat

Escribe cuando llega la inspiración y el tiempo lo permite, diseña de igual forma, traduce cuando le pagan y es trabajadora comunitaria para ayudar como mejor puede. Se graduó de la Universidad del Sur de California con un B.A. en Periodismo Impreso para después colaborar en diversas revistas y trabajar en el periódico semanal La Prensa en San Bernardino. Mantuvo por cinco años el sitio fixcat.net, un portal de música y literatura. Ha colaborado por varios años en Al Borde. Por ahora trabaja de asalariada para pagar las cuentas y vive con su esposo y su linda nena cerca del mar por que ahí la vida es más sabrosa.

No le pidas a una mujer a punto de parir ser racional

Muchos doctores, enfermeras y personas en general ven al embarazo y al parto como algo físico, como una condición medica donde la mente toma parte pero no es tan importante. Para una como mujer es todo eso y mas, es algo espiritual, algo mas allá que no se puede explicar. No toda mujer lo ve igual y no toda mujer lo siente igual y eso es lo maravilloso de este mundo, que para todos hay un rincón donde alojarse y despojar su versión. Hay mujeres que quieren la inyección enseguida y no sentir nada y planear la cesárea de antemano y eso esta bien, para ellas. Pero para quienes creen que es algo mas que un procedimiento médico creo que hace falta respeto.

Aquella mujer que no se le permite expresarse y escuchar su cuerpo durante el parto se le quita parte de la experiencia. Para unas, no es nada espiritual, solo se trata de dolor, y esa es su

versión. No tiene nada de malo, simplemente esa no soy yo. Para mi es sentirme cerca de Dios y el universo y también hay dolor pero no es lo único ni mucho menos lo mas importante.

Incluso entre el dolor y las constantes preguntas del nivel del uno al diez de mi dolor, pude sentir la intensidad del poder de la creación. El día anterior de que se me rompiera el agua, soñé que estaba en un sendero de piedra donde por un lado era bosque y el otro lado era mar. De repente el mar se
amontonó en una ola gigante y se abalanzó contra mí pero me pude sostener de un tronco para no irme del sendero y ser despojada por el tsunami que se venía hacia mi. Iba cargando cosas y todas se fueron con el tsunami pero yo pude seguir por el sendero. Creo que las bolsas que llevaba en el sueño eran las herramientas que se me olvidaron cuando fui al hospital, mi bola de ejercicio (que probablemente la doctora que me tocó al llegar al hospital no me hubiera dejado utilizar de todas maneras… ni siquiera me dejó caminar cuando hubiera sido lo mejor para impulsar las contracciones según por el riesgo de infección, el cual de acuerdo con estudios es un riesgo de 2 a 3 %[i]), mi video de ejercicios de yoga para parto, en fin… pero aún tuve el tronco que para mí fue Dios, mi esposo, mi mamá y mi doula. Cuando se venían las contracciones y cerraba los ojos, podía ver como una pantalla de agua con una ondulación en el centro que hacía temblar la imagen pero no rompía la pantalla. Como cuando Neo toca el espejo en el filme Matrix después de tomar la pastilla roja. Durante el parto se revelan cosas de uno mismo, se exploran caminos escondidos dentro de nuestro inconsciente. Si uno quiere… Si uno cree… Si no pues cada quien decide el camino que quiere tomar. En el momento en que ya no pude contenerme de empujar aunque todavía no dilataba lo suficiente, sabía que si seguía empujando se me iba a hinchar la cervix  y podría causarnos daño a mi y a la bebe, entonces decidí tomar medicamento para evitarlo. Pero solo me drogó, no me quitaron las ganas de empujar y tuve que acceder a la inyección epidural y perdí todo sentimiento de las contracciones y de la pantalla de agua. No es que me guste el dolor sino que, como le explique a mi esposo, es como manejar automático y estándar, el automático es más conveniente pero el estándar es mejor para manejar porque sientes mas al motor, esta uno en mayor control del carro.

Pero sigo aquí y mi nena llegó al mundo sana y salva. No me arrepiento de perder mi pantalla de agua porque cuando le empecé a dar pecho y mi vientre trabajaba por contraerse, regresó. Y tuve un ultimo momento de paz durante el parto o mas bien la cesárea. No se si fue Dios o las oraciones de mi esposo o quien pero en el momento en que la doctora dijo “momento de incisión” me llego una paz sublime que calmó todos mis nervios y los temblores de la parte de mi cuerpo aún capaz de moverse.

Entonces hubo momentos de todo, momentos maravillosos y extraordinarios y momentos de ansiedad y terror pero aún así no fue lo mas doloroso en mi vida. No estoy de acuerdo con decir que el parto es
algo terrible y doloroso. Si hay dolor pero la cuestión es tomarlo como una herramienta para llegar a la meta, hubieron algunas personas que nos ayudaron mucho en el hospital y que ven al parto desde esta
perspectiva pero las personas que continúan viéndolo como un inconveniente que debe tratarse como una enfermedad realmente convierten toda la experiencia en algo traumático. Claro que pueden
haber complicaciones pero no es necesario buscarlas cada momento. Es como desear lo peor cuando se debe desear lo mejor y lo que mas se acerque a los deseos de los padres.

Tener que explicarle a diez enfermeras que no quiero medicamento cuando ya lo escribieron en el pizarrón, tener que lidiar con enfermeras que cambiaban de turno cada 4 horas en lugar de 8 que es su horario y tener que lidiar con cuatro o cinco doctores diferentes en un periodo de tres días es demasiado para una mujer tratando de parir. No es justo y es imposible ser racional en esos momentos y estar en contacto con tanta gente y tener que explicar una y otra vez lo que acabo de decir hace una hora a la otra enfermera es desgastante y simplemente no conduce a nada. No digo que el resultado hubiera sido distinto, quizá hubiera tenido una cesárea de todas maneras, quizá no hubiera dilatado mas de cinco centímetros de todas maneras pero eso no es el punto. La cuestión es que la atmósfera que creaban con tantas preguntas y gente distinta era estresante y no me permitían tener la experiencia que yo quería tener. La tuve, por lo menos una parte y definitivamente estoy agradecida de haber contado con seguro y con atención médica, cosa que estoy consciente de que no todos tienen. De eso que no quede duda, estoy muy agradecida y hubo enfermeras y doctores que fueron comprensivos y me ayudaron a que me sintiera cómoda, a que las cosas progresaran. Pero también hubieron doctores y enfermeras que quisiera olvidar. Hubiera podido gritarles o pedir un cambio, pero esas son decisiones racionales o negativas y no tan fáciles ni adecuadas en un momento tan intenso.

Mi experiencia del embarazo e incluso parte del parto, la parte que si sentí, fue maravillosa. Tuve dos meses de nausea, vómito y mareos pero aparte de eso no tuve grandes molestias, excepto las agruras. Desde antes de embarazarme ya tenia una idea de que el embarazo y el parto podían ser dolorosos pero no tenían que serlo, si se tiene una actitud positiva y de gratitud.

Mi doctor dijo que debería estar agradecida por estar en buena salud yo y mi bebe, que tener cesárea no era nada del otro mundo, que probablemente no hubiera podido tener parto natural por ser tan pequeña y que gracias a la medicina moderna y estar en un país con buen servicio médico todo salió bien. Si, tiene Usted razón Señor doctor. De eso estoy agradecida, pero no es que me sienta menos mujer por no haber tenido parto natural, es que parte de mi experiencia fue robada por el tratamiento de tantos proveedores médicos durante mi estancia en el hospital. Si digo que no quiero medicamento, por favor dejen de preguntarme si lo quiero, porque si lo quiero, lo voy a pedir! Quitan un poco de poder cuando insisten en que de esta forma o de la otra forma debería hacerlo. Tienen que aprender a respetar las decisiones de la mujer en parto y de su pareja y de la gente que ella ha asignado como su portavoz.

Lo que piensa una mujer antes, durante y después del parto importa, aún cuando no sea racional, lógico o razonable. Incluso creo que es irracional pedir que una mujer razone durante el parto. Es un momento emocional, un momento intenso, un momento en que una mujer hace lo que ningún hombre puede hacer y por eso nunca sabrá lo que se siente. No es que no queramos compartirlo, es que no podemos y lo que podemos compartir no debe ser ridiculizado, debe por lo menos ser respetado.


[i] When Research is Flawed: Should Labor Be Induced Immediately with Term Prelabor Rupture of Membranes? – By Henci Goer.

Henci Goer es una escritora médica, autora del libro “Guía para un mejor parto para la mujer pensante.” Su libro “Mitos de Obstetricia versus Realidades de Investigación es un recurso altamente aclamado para profesionales de parto.

http://doulamomma.wordpress.com/2009/07/22/when-your-water-breaks-before-labor-begins/

Read Full Post »

Esto es lo que en resumen he aprendido en mis dos años de maternidad, se los comparto:

Ser madre es un trabajo perpetuo, siempre mejorable, nunca perfecto, sin embargo es la oportunidad única de transformarnos como personas, y mejorar nuestro entorno.

La maternidad no empieza el día que dejaste de menstruar, ni el día en que diste a luz. La maternidad empieza en el momento en que tomas conciencia de que hay alguien en este mundo, que te importa mas que tú.

Feliz Día Insumisas!! Gracias por acompañarme en este viaje.

Marga

Read Full Post »