Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 marzo 2011

Resulta que también los padres pueden padecer Depresión Post-parto, y esto puede impactar negativamente en la forma como tratan a sus infantes. Una nueva encuesta realizada a una muestra de más de 1700 padres de niños de doce meses, encontró que 7% de estos padres padecían depresión severa desde el nacimiento del bebé. Estos padres eran cuatro veces más propensos a golpear a su hij@–y 50% menos capaces de leer libros a su hijo o hija- que aquellos padres sin depresión.

Expertos de Desarrollo de infantil afirman que al año de edad los niños NO asimilan los golpes como castigo, además de que pueden resultar en lesiones accidentales.

Los autores de este estudio resaltan  que aunque más del 80% de los padres asistieron a las revisiones pediátricas de sus hijos, nunca se tomó esta oportunidad por parte de los médicos para realizar una evaluación de depresión post-parto ni para brindar apoyo en estos casos.

“La posibilidad de depresión en padres, no ha estado bajo el radar por mucho tiempo”, afirmó Craig F. Garfield, profesor de pediatría en la Universidad Northwestern (Cita de WebMD.com).  Hoy en día en virtud de que el desempleo es un factor de alto riesgo para depresión y “un gran número de hombres ha perdido su empleo, es urgente que los pediatras empiecen a poner más atención a Papá en el consultorio”.

Anuncios

Read Full Post »

En la edición de Febrero de la Revista TheNew Yorker, Tina Fey publicó un brillante ensayo titulado: Confesiones de una Malabarista (Confessions of a Juggler).

El ensayo inicia con la anécdota de cómo un día se encuentra con la sorpresa de que su hija ha sacado de la biblioteca pre-escolar un libro titulado: Mi mamá trabajadora, y en la portada aparece un caricatura de una bruja.

Intentando restarle importancia le pregunta de forma casual a la hija si fue ella quien eligió el libro. La niña contesta que sí, provocando automáticamente el disparo de la aguja de la aprehensión materna en Tina Fey.

El autor del libro es Peter Glassman, con ilustraciones de Ted Arnold, y la historia va más o menos así:

La Bruja madre siempre está ocupada y tiene que volar en su escoba a muchas reuniones de trabajo. A veces la Bruja Madre regaña a su hija brujita por desordenar las cosas de su caldero. La brujita admite que “es muy duro tener una madre que trabaja, especialmente cuando le gusta tanto su trabajo”.

Y continuando con los clichés, en la escena final del libro, la Bruja Madre llega en el último minuto al festival escolar, lo que pone muy contenta a la hija brujita, quien cierra la historia afirmando que “aunque no le gusta que su madre trabaje, no podría verla haciendo otra cosa”.

Tina fey fue muy benévola con el autor de esta bazofia machista,  pues solo se limita a decir que aunque no le gustó el libro, “seguramente los autores tenían las mejores intenciones”. (más…)

Read Full Post »