Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Woody Allen’

Cuando uno esta embarazado se hace muchas promesas inútiles: Mi hija no va a tener barbies, mi hija no se va a vestir como princesa, mi hijo no va a ver tele, mi hija no va hablar “chiqueado”, en mi caso, mi hija no va a hablar spanglish, etc.) y otras no tan inútiles: en los juguetes de mi hijo no va a ver pistolas, mi hija no va a tener una Bratz, jamás voy a meterle complejo de gorda, mis hijos no dirán groserías, etc.), además en todas esas promesas insertamos el adverbio más terminante “NUNCA”.

Pues bien, esta semana alcancé un Punto de No Retorno en este asunto de ser madre y las promesas no cumplidas:

Mijita tiene días que no se deja cambiar de ropa y prefiere andar corriendo por toda la casa sin nada encima salvo su pañal (aunque muchas veces también le estorba). Su protesta hacia la ropa incluye señales que parecieran indicar que la ropa le estuviese haciendo daño, y como buena madre consentidora, inexperta e intolerante al dolor de su amada pequeñina, inmediatamente cede a sus demandas, y !fuera ropa!

Les contaba que llegué a un Punto de No Retorno: resulta que esta mañana ya iba con retraso a una cita, y mijita estaba en pleno trance Woodstock, así que nada de ponerle la ropa, y entonces ocurrió lo insólito: convencí a mijita que uno de sus vestidos era un vestido de princesa.

Tendrían que haber visto con sus propios ojos la transformación: la nena de apenas dos años, me arrebató el vestido y casi se lo pone ella sola. Estaba tan contenta, como antes había estado berreando.

Me sentí mal por usar los subterfugios que muchas veces critiqué en otras madres y siempre  prometí que no repetiría. Me sentí terrible porque me di cuenta que mi hija estaba sumida totalmente en ese estado de “posesión” que logran las barbies y las princesas en la psique de las niñas, y al que una vez “poseída” no hay vuelta pa’ atrás.

Me di cuenta que mijita ha visto Blanca Nieves más veces en una semana que yo en toda mi vida, y que precisamente esta semana la nueva palabra agregada a su infante vocabulario es, por supuesto, Blanca Nieves. Y no solo eso, sino que no había puesto la debida atención en el nivel de concentración que se ponía en marcha por parte de Mijita, de principio a fin en cualquier película de “princesas” pero con especial énfasis hacia Blanca Nieves.

Por un buen rato, empecé a obsesionarme con el recuento de los daños: ¿Qué aprenderá mi hija de Blanca Nieves, Cenicienta y La Sirenita? ¿Qué efecto psicológico tendrán todas estas historias de?:

Muerte: Las dos primeras son huérfanas. La Sirenita es huérfana de madre e ignorada por un padre que vive trastornado por el dolor de la pérdida de su amada quien es aplastada por un barco pirata.

Amor: Las dos primeras se enamoran a primera vista y se casan tras un breve noviazgo que va de 5 minutos a 3 horas (Blanca Nieves ve al Príncipe y corre a esconderse al castillo, así que su relación dura los 5 minutos de la canción a dueto, Cenicienta baila con el príncipe toda la noche, que según mis cálculos fue de las 9 a las 12 que expiro el hechizo).

Esquizofrenia: Las tres se comunican con animales.

Pero, luego me dije : “¡a ver!  vamos a separarnos un poco de la histeria materna”, y esto es lo que encontré:

El famoso psicoanalista Carl Jung decía que: ‘Los cuentos de hadas expresan de manera extremadamente sencilla y directa los procesos psíquicos del inconsciente colectivo”. Por ello, su valor es superior al de otros materiales en lo que a su investigación científica se refiere [Marie-Louis von Franz, en Érase una vez….una interpretación psicológica, Ediciones Luciérnaga, 1993]

Bruno Bettelheim, importante psicólogo vienés nacido en 1903, dedicó gran parte de su vida al estudio del autismo, y aunque no viene a colación ahora creo importante mencionar que su postura frente al origen del autismo, es que esta “condición” no tenia una base orgánica, sino que era originada por “madres frías y padres ausentes”.

Bettelheim tiene una obra importantísima que le llevo escribir 5 años de su vida: “Psicoanálisis de los Cuentos de Hadas”.

Es de su opinión que el cuento infantil o de hadas, le  ayuda al niño a desarrollarse y a alcanzar la etapa de madurez. En sus propias palabras:

“…he podido constatar que, por no haber creído en lo mágico en un cierto periodo de su vida, por no haber tenido bastante sueños, fantasías y por no sentirse relacionado con lo imaginario a una edad en que esto es beneficioso, muchos adolescentes o adultos son incapaces de afrontar los rigores de la vida adulta”.

Bettelheim sostenía que los cuentos de hadas..”presentan a los niños, la realidad tal cual es. El amor mezclado con el odio, la angustia, el sufrimiento, el miedo a ser abandonado, la vejez, la muerte: el mundo que vivimos y que muy a menudo tratamos de ocultar a los niños. ¡ Como  si ellos no estuvieran en él!

En palabras de Eve Leone, autora de El Misterio Feliz..Los cuentos de hadas y la tradición universal (Editorial Estaciones, Buenos Aires 1991): …”Bettelheim se empeña  en identificar al niño con el salvaje por sus mecanismos mentales, considerando que ambos son inmaduros , y que el niño tiene necesidad de magia, por que es “animista”  hasta la pubertad”.

Otro dato curioso de este hombre y otro punto y aparte: en 1983 aparece en la película Zelig de Woody Allen.

Karl Bühler, renombrado integrante  de la llamada escuela  de Wurzugo, que por el año de 1918, al final de la primer guerra mundial, se consagro al estudio de la naciente Psicología Infantil.

Bühler intentaba explicarse los mecanismos de la influencia de los cuentos maravillosos en la edad de la niñez, dedicó toda su atención a los “märchen” de los hermanos Grimm. Estimaba que no podía precisarse qué era lo que penetraba en la mente infantil de esas narraciones, y juzgó que el niño aceptaba muchas cosas que no comprendía, de manera muy vaga. Tuvo que admitir que no podía ser casualidad el hecho  de que se diera tan alto grado de concentración en imágenes internas, como las que los cuentos despertaban, e incluso comprobó, sin comprenderlo, que a través de los cuentos de hadas nacía y se desarrollaba en el niño el gusto por la poesía.

Una cita más de Eve Leone, a propósito de las observaciones de Bühler- “ La sensibilidad que así despuntaba puede sugerirnos que existiendo un corazón físico, un corazón psíquico y un corazón celeste, por así decir, solo al influjo de una chispa desprendida de este corazón celeste , podía alumbrarse  el corazón psíquico, y que esa chispa, que también proveería al discernimiento, la contenían los cuentos de hadas”.

Algunos pensarán que esta literatura, debió ser suficiente para bajar mi nivel de histeria, y aniquilar cualquier vestigio de culpa en mi conciencia.

Si me queda claro que los cuentos de hadas son un facilitador de explicaciones difíciles, que inspiran el nacimiento de un mundo imaginario en la psique del niño, y que esto es bueno para cualquier ser humano mentalmente sano.

Pero ¿no sería mejor introducir a los niños en este mundo mágico, a través de los Libros, y no gracias a la mercadotecnia de Disney?

¿Qué opinan?

Anuncios

Read Full Post »

No tenía planeado escribir esta semana sobre el asunto de Polanski, pero  la verdad me ha provocado tanta irritación escuchar los comentarios en pro y en contra de Polanski, mientras al fondo de los hechos y dichos, yacen inadvertidos los errores cometidos por adultos y que después derivan en trágicas consecuencias. No me refiero únicamente a la niña de 13 años, víctima del abuso del director de cine hace 30 años , sino también a la nena inglesa de 3 años desparecida en Portugal el 3 de Mayo de 2007, Madeleine McCann, mientras sus padres cenaban alegremente en un restaurante adyacente al complejo turístico donde sus tres niños, incluyendo Maddie, dormían presumiblemente bajo los efectos de un jarabe para la tos administrado por los propios padres, ambos médicos de profesión, sin la supervisión de un solo adulto de confianza.

O el desolador caso de Jaycee Lee Dugard, secuestrada hace 18 años en una parada de autobús, al sur de Lake Tahoe, por el depravado Phillip Garrido. La nena de 11 años, estaba sola en la parada de una autobús.  Felizmente, hace un par de meses fue rescatada juntos con sus dos hijas, producto del abuso de Garrido.

Y tantos casos más tan absolutamente bizarros y deplorables que se ven diariamente en los noticieros y diarios alrededor del mundo, y aquellos que se viven en el secreto más doloroso, o peor aún, tantos otros donde las víctimas no sobreviven para contarlo.

En todos estos ejemplos [sin dejar de lado la absoluta culpabilidad de los depredadores de menores] mi pregunta más punzante es:

¿Dónde estaban los padres?

En el caso de Polanski, no me alcanza mi comprensión para imaginar bajo qué contexto, una madre puede dejar en manos de un hombre entrados en los 40’s, a su hija de 13 años, para “tomarle unas fotos para Vogue Paris”.  ¿No sería lo normal en  cualquier madre en su sano juicio, acompañar a su hija, y nunca dejarla sola en tales circunstancias?  Samantha Geimer, la menor en ese entonces, estuvo no una vez sino dos veces a solas con el director polaco. Y hasta ahora no he encontrado una sola fuente donde se diga que Polanski era amigo íntimo, compadre o pariente de la familia Geimer, para que se le hubiese dado esa absoluta confianza de dejarle a una hija a solas por horas, en la casa de un extraño, porque ni siquiera era su propia casa, sino la de Jack Nicholson.

Quizás en este último escenario, me sería más fácil entender, pues estaría de por medio una confianza traicionada. Aquí, aunque también se ha traicionado esa confianza, esta fue brindada a la ligera, a una persona que no la tiene de facto, como podría ser un miembro de la familia o un amigo cercano.

¿Y los padres qué pensarían?:  “Wow mi hija va a ser una modelo internacional, con tan solo 13 años, este buen samaritano tuvo a bien elegir a mi hija, sin ningún interés más que el propio bien de nuestra puberta”.—— ¡vaya mentalidad de chorlito!.

El caso de Maddie (Madeleine MCCann), ha causado un circo mediático que me parece totalmente nefasto (como el que está empezando Polanski). En varios momentos de la investigación, autoridades tanto de Portugal como de la Gran Bretaña, así como algunos medios internacionales, han tratado de incriminar a los padres, incluso, como en el caso de los investigadores portugueses, aportando pruebas de ADN falsas para obligarlos a confesarse asesinos de la menor. Aunque las últimas noticias revelan que la noche de la desaparición, alguien habló por mera casualidad con una mujer, aparentemente australiana, quien confundiendo al interlocutor con otra persona, le preguntó a cuenta jarro: ¿Usted es quien me va a traer a mi nueva hija?

Posiblemente ya tengan en la mira a esta mujer en Australia, dando nuevas esperanzas de que Maddie se encuentre aún con vida. En verdad espero desde el fondo de mi alma que así sea, que se encuentre sana y salva, y que pronto regrese con el par de estúpidos de sus padres, que es de lo único que se les puede culpar al par de infelices.

El caso de Jaycee Lee Duggard es aún más complejo para mi entender, porque bueno, uno podría pensar que no se deja a una menor de 11 años, por la calle tomando autobuses por su propia cuenta, pero aquí, no estoy tan convencida de que los padres de Jaycee tengan un grado de culpabilidad como el que se puede atribuir a los Geimer en el caso Polanski, pero si a otros adultos, encargados de investigar y de ejercer las leyes. He aquí un ejemplo:

Policías de la localidad han aceptado que “perdieron la oportunidad” de salvar a las niñas Duggard, tres años antes, cuando un vecino de Garrido le dijo a la policía que el hombre conocido como “Creepy Phil”,  era un “adicto sexual” y solía ocultar a menores en su jardín trasero.

No sé qué más necesitaban estos guardianes de la ley para por lo menos acercarse a investigar qué estaba pasando, pero bueno otro error que le costó otros 3 años  de agravios a Jaycee y sus hijas. Felizmente ya están lejos de las garras de Garrido, y este último junto a su muy sumisa esposa, se encuentran tras las rejas, como debe ser, en éste y todos los casos de abuso a menores.

Y lo anterior me regresa a Polanski.  Tremenda consternación me ha causado el comentario del Director suizo  Otto Weisser,  y de donde tomé el título de esta columna:

(Polanski) es un chico brillante, y cometió un pequeño error hace 32 años. Qué vergüenza para Suiza”. (Refiriéndose a que el arresto se dio en el pequeño país rey de la neutralidad política).

Hay una petición en Internet, firmada por un centenar de estrellas en las que se incluyen a Martín Scorcese, Woody Allen y a Pedro Almodóvar”. Muchos de ellos opinan que el “buen” Roman aceptó en su momento su culpabilidad de haber “sostenido una relación sexual inapropiada con una menor”, y que pagó su culpa estando recluido 42 días en una Institución donde fue evaluado por psicólogos, por orden de un juez.

En efecto, así fue. Pero lo que no comentan quienes lo apoyan y critican al departamento de justicia, por esta inusual decisión de pedir su extradición para que enfrente a la justicia de los Estados Unidos, es que lo que Polanski cometió fue Violación de una menor, y que antes de que se le dictara la sentencia final, huyó a Francia, para jamás volver a pisar suelo americano. ¿Ya recuerdan que no pudo aceptar su Oscar por la película de El Pianista, hace un par de años?

No me extraña de Woody Allen o de Martin Scorcese que lo apoyen, pero si me decepciona Pedro Almodóvar, además por tratarse de uno de mis Directores favoritos, me parece una posición sumamente contradictoria, ya que ha solido criticar a la Iglesia por su constante conspiración para ocultar los múltiples casos de pedofilia que se han dado desde antaño hasta nuestros días.

Otras que me decepcionan totalmente son Penélope Cruz y Monica Belucci, y  tantas actrices que se han manifestado en contra del  turismo sexual, que afecta a muchos países, (sobre todo subdesarrollados), y desafortunadamente las víctimas son siempre menores de edad.

¿Entonces de qué se trata? ¿Queremos realmente proteger a nuestros hijos? O ¿es simplemente una táctica de RP que esta de moda entre las estrellas hoy dia? ¿Se vale que forcemos a las instituciones para que persigan a los pedófilos, siempre y cuando no sean ricos y famosos?

¿Se le va a aplicar la ley a Polanski, como se le aplicó al expresidentes Mexicano Luis Echeverria, por los asesinatos de estudiantes de 1968 y 1971, es decir: puro circo y al final se tocan el corazón con el viejito y no pasa nada?

Polanski es un gran creador, un gran Director, y sus películas son geniales. Pero eso no lo exime de haber cometido un crimen, y no debe estar encima de las leyes de ningún país.  En conclusión,  lo siento mucho pero cuando tienes hijos es muy difícil opinar de otra manera: Polanski debe enfrentar a la Justicia.

Gracias por leerme!                                                          No olviden dejar su comentario aquí

Read Full Post »